Detroit: Become Human: siéntate en tu sofá y saborea

Quien soy
Alejandra Rangel
@alejandrarangel
REFERENCIAS EXTERNAS:

hablamosdegamers.com

Autor y referencias

Esperado desde 2015, Detroit: Become Human finalmente se lanzó la semana pasada en PlayStation 4. Gracias a un código proporcionado por PlayStation, tuve la oportunidad de descubrir esta increíble historia.

 

historia

Estamos en 2038 en la ciudad de Detroit, completamente transformados por la revolución androide. Las increíbles creaciones de CyberLife están en todas partes, se utilizan para realizar las tareas más dolorosas que los humanos ya no quieren (o no pueden) hacer: ama de llaves, repartidor, cajero, conductor, trabajador de mantenimiento. Se cree que estos androides no tienen emociones y obedecer órdenes sin pensar. Totalmente dedicados a sus funciones, no gozan de ninguna contraprestación, ningún derecho. Después de todo, ¡son solo máquinas, no "personas reales"!



Pero algunos van más allá de su programación y comienzan a comportarse de manera irracional ... ¡como humanos! Aman, les da pánico, temen a la muerte ... Estos desviados no son tolerados: a los primeros signos, son cazados sin piedad y sacrificados de la forma más discreta posible. CyberLife valora sus ganancias y no quiere que se difundan los rumores, obtendría mala prensa por sus productos si los consumidores se dieran cuenta de que sus nuevos amigos son potencialmente peligrosos.

Esta evolución de los androides plantea entonces una pregunta fundamental, con una clara referencia a la obra maestra de Asimov, matizada con algunas referencias a Terminator: ¿qué derechos tienen estos nuevos seres dotados de conciencia? ¿Son los androides iguales a los humanos? Los que no perciben ningún salario y viajan en un compartimento especial en transporte, ¿no se habrían convertido en esclavos de los tiempos modernos?



Todas estas cuestiones éticas que destacan problemas como el racismo, la tolerancia, la aceptación de la diferencia se plantean a través del escenario que nos lleva a descubrir la vida cotidiana de tres de estos androides. El primero se llama Connor, trabaja como consultor en la fuerza policial en el servicio encargado de arrestar a sus colegas desviados. El segundo se llama Markus, es ayudante de vida de un anciano en silla de ruedas en una magnífica residencia. La tercera, Kara, ayuda a un padre aislado y abusivo a criar a su hija en una zona desfavorecida de la ciudad.


 

jugabilidad

El juego se centra sobre todo en la historia y las elecciones de guion que se van a realizar para los personajes cuyo destino tenemos entre manos. Escena tras escena, interpretamos a uno de los tres héroes y estamos obligados a elegir lo que hace y lo que dice, con todas las consecuencias que siguen, incluida la más fatal. La jugabilidad es bastante limitada y, a menudo, muy guiada (ir a tal o cual lugar, limpiar tales elementos ...) recurriendo a menudo a QTE y un uso máximo posible de las funciones del controlador de PS4 (sonido, touchpad, giroscopio, etc. ..).

Algunas tareas deben completarse para continuar, mientras que otras son opcionales, aunque lo opcional a menudo resulta ser mucho menos trivial de lo que parecería durante el resto del evento. Más bien permisivo, el juego permite tiempo para la observación, muy rara vez hay una noción de retraso con un cronómetro algo estresante. Cada escena tiene uno o más finales diferentes, las elecciones realizadas se muestran al final en forma de un algoritmo de decisión, sin revelar las otras posibilidades potenciales: ¡será necesario volver a jugar para descubrirlo! Tenga en cuenta que incluso es posible perderse escenas enteras, para bien o para mal.



 

Ambiente

La inmersión está asegurada por una impecable puesta en escena que evoluciona en un entorno marcado, controlado y dirigido, Quantic Dream domina en todo momento lo que el juego nos muestra para imágenes perfectas. Se ha cuidado mucho en los gráficos de esta versión futurista de Detroit, también hay un director de fotografía como en las películas, con claroscuro y juegos de luces (alumbrado urbano, grandes vallas publicitarias ...), todo de forma casi constante lluvia. Los personajes de rostros perfectos ofrecen momentos de rara emoción, llevados por una banda sonora que sabe magnificar los momentos sin imponerse. Las cosas están un poco menos manejadas en las fases de movimiento donde la cámara a veces hace lo suyo, se adapta extrañamente al movimiento del personaje lo que puede llevar a perder un detalle y hacer elecciones distorsionadas por una mala percepción del personaje 'juntos. . Pero ese es el único defecto que encuentro en esta experiencia que me mantuvo yendo de principio a fin.


 

Conclusión

Sin duda el mejor juego de Quantic Dream hasta ahora, Detroit: Become Human me dio la impresión de haber ido a ver una muy buena película con un presupuesto consecuente, al tiempo que había tenido la oportunidad de elegir los diálogos y las escenas. Cada jugador habrá tenido una experiencia diferente, muy diferente y no basada en detalles minuciosos de la trama. El hecho de que se revelen las ramificaciones de las opciones es algo grandioso, me gusta esta transparencia sobre el hecho de que a veces, no importa lo que intentes, tiene que ser así. Con demasiada frecuencia, me han decepcionado ciertos juegos de escritura de guiones cuando descubrí que ciertas partes resultaron estar grabadas en piedra.


Vive como una nueva experiencia, entre una película y un videojuego, no te pierdas Detroit: Become Human si tienes la oportunidad. ¡Te perderías una historia llena de giros y vueltas en la que realmente eres el héroe! Existe un Prueba gratis si quieres probar para convencerte. Si ya estás listo para comenzar la aventura, el juego completo está disponible exclusivamente en PlayStation 4 por 69,99 €:

PlayStation Store



Añade un comentario de Detroit: Become Human: siéntate en tu sofá y saborea
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.