Wildstar - La historia de Granok

Quien soy
Pau Monfort
@paumonfort
REFERENCIAS EXTERNAS:

hablamosdegamers.com

Autor y referencias

Este miércoles, descubrimos parte del LORE de Wildstar a través de la historia del Granok, carrera de la que proviene el sargento.

Los fan√°ticos de LORE estar√°n encantados, durante las pr√≥ximas semanas el equipo Wildstar desvelar√° la diferente historia de las carreras que componen los Exiles. Cada una de las razas involucradas en la firma de los Acuerdos de Exilio tiene su propia historia que contar, ¬°as√≠ que deber√≠amos aprender m√°s sobre los or√≠genes de los exiliados antes de fin de a√Īo!



El art√≠culo en franc√©s a√ļn no est√° disponible en el sitio web oficial, les dar√© mi traducci√≥n:

 

Comienzos sencillos

Hace varios cientos de a√Īos, la civilizaci√≥n Granok en el planeta Gnox era bastante primitiva. Solo ten√≠an los niveles de tecnolog√≠a m√°s rudimentarios. Los Granok viv√≠an en tribus peque√Īas y aisladas esparcidas por la superficie de su planeta natal, siguiendo una filosof√≠a estoica conocida como el Camino de Piedra.

Los principios de esta filosof√≠a eran simples, el mundo pod√≠a evolucionar a su alrededor pero los Granok eran inmutables como piedras vivas en las que sus cuerpos habr√≠an sido tallados. Hab√≠an sido los mismos durante decenas de miles de a√Īos y permanecer√≠an as√≠ para siempre.

Sus vidas eran relativamente simples y sencillas. Cultivaron, dise√Īaron armaduras y armas, y disfrutaron mucho elaborando y bebiendo cerveza. Eran h√°biles guerreros, pero no guerreros.

Si de vez en cuando peleaban entre sí, era más que probable que fuera en una pelea de taberna donde los dos luchadores terminaban con un buen apretón de manos riendo y ofreciéndose mutuamente una nueva jarra grande como muestra de paz. Tenían lo que necesitaban en Gnox e iban a permanecer en Gnox.



Hasta que venga el Dominio ...

Un rechazo categórico

Al detectar un gran potencial en el tama√Īo y la fuerza de Granok, el Dominio envi√≥ embajadores mec√°nicos a Gnox para facilitar su entrada al imperio. Ofrecieron conocimientos y tecnolog√≠a a los jefes tribales de los clanes Granok, pidiendo a cambio que se arrodillaran y juraran lealtad eterna al emperador que reinaba sobre el Dominio.

Enfurecidos por la insolencia de estos seres mecánicos, los líderes se negaron de inmediato, dejando en claro a los embajadores que tenían que dejar su planeta y nunca regresar. Cuando los embajadores sugirieron que lo mejor para ellos sería reconsiderar sus posiciones, el Granok respondió reduciéndolos a un montón de basura humeante.

A las pocas horas, el Emperador recibió la noticia de la desaparición de sus embajadores. Furioso, decretó que los Granok eran peligrosos, una raza incontrolable que necesitaba ser eliminada por el bien del imperio. Se declaró la guerra en el planeta Gnox y las poderosas legiones del Dominio se desplegaron desde el planeta Cassus.

La guerra de Gnox

El Dominio llegó a Gnox con fuerzas abrumadoras, asumiendo que rápidamente acabarían con las tribus Granok. Pero el Imperio había subestimado gravemente la resistencia de los guerreros Granok. Aunque sus armas eran primitivas, eran valientes e incansables en el campo de batalla y sus máquinas de guerra estaban sólidamente construidas y sorprendentemente destructivas.

La guerra se prolongó durante meses y ambos bandos sufrieron grandes pérdidas, pero pronto la tecnología y el armamento superiores del Dominio comenzaron a inclinar la balanza, permitiendo que el Imperio prevaleciera sobre los poderosos, pero primitivos, armamentos de los guerreros Granok.


Impertérrimos, los líderes tribales aceptaron estoicamente sus muertes inminentes, orgullosos de haber recorrido el Camino de Piedra hasta ese amargo final.

 

Cambio

Sin embargo, había algunos entre los Granok que no estaban de acuerdo con los jefes. Un joven jefe de guerra llamado Durek se negó a aceptar la muerte y la derrota, creyendo que los Granok eran capaces de derrotar a estos invasores. En una serie de intrépidas incursiones, Durek lideró acciones de guerra relámpago en los campamentos de Dominion, robando armas, armaduras y otra poderosa tecnología militar.


En cuestión de semanas, las filas de los insurgentes de Granok comenzaron a cambiar el rumbo, utilizando armas confiscadas al Dominio para ganar una serie de batallas clave. Sin la ventaja de la tecnología superior, las tropas del Dominio pronto se encontraron en el bando perdedor en esta guerra. Golpeadas y ensangrentadas, las legiones finalmente fueron expulsadas de Gnox y regresaron al planeta Cassus.


Consecuencias no deseadas

Después de la guerra, Durek y sus seguidores regresaron victoriosos a sus tribus, armados hasta los dientes con armas del Dominio. Pero en lugar de ser recibidos como héroes, fueron recibidos con frialdad y hostilidad por los líderes Granok, quienes vieron su uso de la tecnología Dominion como una traición al Camino de Piedra.

Durek fue calificado como el Rompepiedras, y su ejército de valientes y experimentados guerreros fueron exiliados para siempre del planeta Gnox.

 

Soldado de fortuna

Usando las naves del Dominio que hab√≠an capturado, Stonebreaker Durek y sus seguidores partieron hacia las estrellas. Al formar una Compa√Ī√≠a Libre poco estructurada, comenzaron a ejercer su oficio como mercenarios interplanetarios y se hicieron un nombre como luchadores feroces en los que se puede contar siempre que se les pague.


Habiendo viajado por la galaxia como soldados de la fortuna, las Compa√Ī√≠as Libres mantienen un profundo odio por el Dominio y esperan con ansias el d√≠a en que puedan saldar cuentas con sangre.

 

¡Aquí ahora sabes un poco más sobre Granok y, como beneficio adicional, teníamos derecho a una vista previa de la apariencia que pueden tener los personajes femeninos de Granok!

Espero haberles transmitido esta historia lo mejor posible antes de su traducci√≥n oficial. 



A√Īade un comentario de Wildstar - La historia de Granok
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.